lunes, 24 de septiembre de 2012

ACTIVIDAD SÍSMICA Y VOLCÁNICA.


ACTIVIDAD SÍSMICA Y VOLCÁNICA.
CICLO DE SOBREPRESIÓN MAGMÁTICA.
ESTADO ACTUAL
Según nuestro modelo empírico y matemático de funcionamiento dinámico de la Tierra, en el sistema principal de actividad sísmica y volcánica de la Tierra, existen dos semiciclos con sus respectivos periodos de 6 meses cada uno, a imagen y semejanza del ciclo Climático, con picos de mayor probabilidad de actividad (tanto en frecuencia, como en intensidad) y valles de menor.
Pero no toda la superficie de la Tierra tiene la misma probabilidad de actividad sísmica y volcánica, ya que ésta, solo se concentra en las áreas donde se origina la mayor sobrepresión del magma del interior terrestre, y bajo ciertas condiciones y características.
Existen dos áreas donde se origina en el interior de la superficie terrestre, esa mayor sobrepresión magmática, y se origina por la oscilación cíclica del eje de giro de la Tierra, que lo hace en un plano radial y perpendicular de la eclíptica solar, y que llamamos, área Occidental del Mediterráneo, la primera, que se encuentra cerca del meridiano M24ºE, y área Oriental del Pacífico, la segunda, que se encuentra cerca del meridiano M156ºW.
En el verano del Hemisferio Norte, la mayor sobrepresión se alcanza alrededor  del 25 de Mayo, en una área centrada en el meridiano M24ºE y en una superficie que comprende las latitudes del ecuador (L0º) y L40ºS, y los meridianos comprendidos entre +/-50º.
En el invierno del Hemisferio Norte, la mayor sobrepresión se alcanza alrededor  del 25 de Noviembre, en una área centrada en el meridiano M156ºW y en una superficie que comprende las latitudes del ecuador (L0º) y L40ºS, y los meridianos comprendidos entre +/-50º, como en el caso anterior.
Por tanto, todas las zonas, países y ciudades de la superficie terrestre, que pasen por esas áreas, en esas fechas, y en las de un margen aproximado de éstas de +/- 55 días, en su giro diario, tendrán una cierta probabilidad de tener o sufrir una actividad sísmica o volcánica, que será función, en términos generales, de los siguientes parámetros:
1º.- De la resistencia de la superficie terrestre a la sobrepresión del magma del interior de esa zona en cuestión, cuando se origina.
Podemos decir que, las zonas de menor resistencia a la presión magmática en la Tierra, son las líneas de rotura de la superficie terrestre o líneas de los límites de las placas de la corteza terráquea y las zonas de menor espesor.
Debemos tener en cuenta que, hace menos de dos millones de años, esas líneas eran muy estrechas inicialmente, y ahora son de cientos o miles de kilómetros. En general, ahora están inundadas de agua de los mares o de los océanos y por eso han surgido esas nuevas líneas de rotura.
En esas líneas iniciales, se originaron la mayoría de los volcanes que existen en la Tierra, al tratar de salir el magma a gran presión, formando islas como las del anillo de fuego del Pacífico.
2º.- De lo cerca que pase esa zona, país o ciudad en cuestión, en su giro diario, del centro del área demarcada horizontalmente por los meridianos situados a +/- 50º del meridiano central M24ºE y verticalmente por la latitud cero del ecuador y la L40ºS en el verano, y los mismo en el invierno, cambiando el meridiano central por el M156ºW.
A lo largo del año esas zonas, países y ciudades, pasan por muy variados y  diferentes sitios. No son constantes a lo largo del mismo, ni del ciclo climático, ni del ciclo de sobre presión del magma interior, que marca la probabilidad de actividad sísmica y volcánica.
3º.- Del espesor medio de la superficie terrestre. Éste lleva aumentando bajo modelización matemática, por el enfriamiento global de la Tierra, de forma constante, permanente e inexorable.
Ese enfriamiento conlleva en el mismo volumen interior, aumento de densidad muy importante, que origina huecos de forma inexorable, que pueden ser llenados de agua de los mares y océanos según la permeabilidad, características y composición del terreno.
Pero también conlleva, mayor rigidización de la corteza terrestre con el tiempo y la disminución inexorable de la actividad sísmica y volcánica en la Tierra.
4º.- De la existencia de esos huecos llenos de agua en el interior de esa superficie sólida cerca del magma, que en el movimiento interno de éste, puede ser subliminada en un instante por los cerca de sus 2.000 ºC de temperatura.
Creando de forma súbita una enorme e inmensa presión, capaz de mover el terreno circundante, creando dramáticos terremotos.  
5º.- De la maraña de huecos y conductos de menor resistencia a lo largo del perímetro interno de la corteza terrestre, por lo que se pueda aliviar esa sobrepresión.
Estos conductos cambian dinámicamente con el tiempo, al variar las condiciones estructurales de la corteza y su enfriamiento. Ejemplos de estos conductos se pueden ver a nivel local, en las cuevas visitables de Lanzarote en las Islas Canarias.
Todos estos cinco parámetros, son susceptibles de ser valorados empíricamente, para hacer un mapa de la superficie terrestre, que contenga el valor de la probabilidad matemática de existencia de actividad sísmica y volcánica en cada zona, país o ciudad, a lo largo del periodo general del ciclo de Sobrepresión del magma interior de la Tierra, que coincide con el ciclo Climático de la misma..
Los tres primeros, de forma sencilla, y sin grandes medios, dentro de un margen aceptable de precisión, de hecho, ya tenemos unas tablas que lo valoran.
Los dos últimos, requieren un estudio de las características y composición terrestre superficial y del interior de las áreas en cuestión, donde es necesario más tiempo y medios, para valorarlos adecuadamente con cierta precisión, dado su difícil y casi imposible análisis.
En consecuencia, estos dos últimos parámetros, dotan a la actividad sísmica y volcánica de la Tierra, de momento, de una cierta aureola de actividad azarosa, casual y sin control.
Bajo estas premisas podemos considerar los terremotos inesperados de Lorca en España, L’Aquila en Italia y este mismo mes en China, en las zonas de Yunnan y Guizhou
El día 25 de Agosto, en pleno verano, pasó el día de menor probabilidad de actividad sísmica y volcánica de la Tierra, en el área Occidental del Mediterráneo en términos generales.
A partir de esta fecha, y hasta el día 25 de Noviembre (dentro de dos escasos meses), esa probabilidad está aumentando para las zonas, países y ciudades que pasen por el área Oriental del Pacífico (según explicación), pues está aumentando la sobrepresión en ese área.
De hecho, ha ocurrido estos días actividad sísmica y volcánica importante: entre los días 5 y 6 de Septiembre, se originaron terremotos en Yunnnan y Guizhou, en China (L25ºN – M105ºE), erupción del volcán San Cristóbal en Nicaragua (L14ºN – M86ºW), terremotos en Hojancha al noroeste de Costa Rica (L10ºN – M84ºW).
Ayer, día 22 de Septiembre, se registró otro sismo en el estado de Oaxaca, en México (L20ºN – M100ºW).
Como vemos, esta actividad ya está relacionada claramente con el área Oriental del Pacifico, pues se encuentra en América Central, entre las latitudes L10ºN y L25ºN, que al inclinarse poco a poco, el eje de la Tierra, llevan a esas zonas en su giro, a pasar por el centro del área de sobre presión magmática que ahora se inicia, y que por tanto, no es muy elevada todavía.
No obstante, gracias a estas iniciales actividades sísmicas y volcánicas, disminuye la presión en el área, e impide que ésta se eleve demasiado, impidiendo a su vez, que pudiera originar actividad, daños y terremotos mayores. 
Debemos tener en cuenta además, que la superficie terrestre en estas zonas americanas, es de menor resistencia, mayor fragilidad y mas sensible a las vibraciones, como le ocurre a Japón, y por tanto, en condiciones normales, aumenta aún más la probabilidad de sufrir terremotos y erupciones volcánicas. 
No sucede así con el continente africano, a pesar que le piílla de lleno el centro del área Occidental del Mediterráneo, pero que apenas se nota esa actividad en él, debido a su enorme espesor, resistencia y dureza.
De momento, tanto la zona del Mediterráneo como las Islas Canarias incluida la isla de El Hierro, están al margen de esta actividad, de forma general, durante estos meses.
No obstante, El Hierro, dada su mayor sensibilidad a absorber la energía de la presión magmática del interior ahora, es posible que sufra algunos mayores terremotos, sin importancia, por las fechas mas cercanas a Noviembre en su paso cercano giratorio por ese área Oriental del Pacifico de sobrepresión magmática, al aumentar ligeramente la probabilidad de actividad sísmica y volcánica.
Pero que dado el alivio de esa sobrepresión por los terremotos que ahora acontecen en las zonas América Central, no puede ser muy importante.
Del origen de la preciosa energía necesaria que origina, tanto el ciclo de Sobrepresión Magmática, como el ciclo Climático de la Tierra (por el cual vivimos en ella), lo explicaremos en próximos artículos.
FCO MORENO MECO
Ingeniero y Experto en Física de la Materia
                                                     
CIENCIA FISICA DISIDENTE